FORTALEZA ACUÁTICA

Todos sabemos su importancia. Todos decimos que sin ella la vida, en cualquiera de sus formas, sería imposible. Todos de acuerdo. El problema es que, a pesar de estar completamente de acuerdo, pasamos por alto las innumerables ocasiones en que, inconsciente o conscientemente, malgastamos el agua.

Hemos pensado, como seres humanos que somos, que no existía para ella posibilidad alguna de agotamiento, sin embargo, los medios de información nos infotman sobre innumerables artículos donde se menciona la escasez del vital elemento. Y es que este planeta, a pesar de estarse literalmente derritiendo, no tiene suficientes recursos de aguas que sean aptas para el consumo humano, sin contar con los millones de litros que se encuentran contaminados, tanto con residuos industriales como domésticos, que la hacen peligrosa para quien la consuma.

Es frecuente que encontremos en los medios de prensa que industrias contaminan las aguas, que empresas irresponsables vierten sus deshechos tóxicos, sin miramientos, en ríos cercanos a poblados desde donde las personas se abastecen de ellas. En muchos países ni siquiera existe el tratamiento de las aguas servidas (residuales o negras) de los domicilios, generando focos importantes de infección para quienes entre en contacto con ella.

El más optimistas de los detractores del cambio climático pódría poner su nota de felicidad argumentando que, a pesar que los hielos se derriten inexorablemente con todo lo que aquello conlleva, van a verse incrementados los caudales de ríos y lagos, situación que no deja de ser cierta aunque, en las condiciones actuales, esto podría ser más una catástrofe que una ayuda.

Volviendo al tema del mal uso del agua, me gustaría que cada uno de nosotros pudiera hacer un pequeño ejercicio mental de análisis sobre las veces en que utilizamos una “sobredosis” de agua. Ejemplos hay muchos, pero he aquí algunos de la vida diaria:

  • Duchas que se hacen eternas.
  • Cepillado de dientes con el grifo abierto.
  • Lavado de loza con el grifo abierto.
  • Uso desmedido de sistemas de calefacción que utilizan agua en lugares donde no es imprescindible.
  • La clásica gotera de la ducha o de aquel condenado grifo que aún no reparamos.
  • Lavar el coche ¡¡¡con agua potable!!!
  • Utilizar la lavadora con ciclo completo sólo para lavar un par de piezas de ropa, etc., etc., etc.

Es importante que intentemos marcar la diferencia, con ese pequeño gesto de cerrar la llave mientras te lavas los dientes, no lavar sólo un par de vaqueros en la lavadora…

Nuestra fortaleza acuática se debilita. Hagamos algo para cambiarla.

Les adjunto un link de un vídeo de los usos del agua, bien bonito  y creativo.

S.

http://www.youtube.com/watch?v=PiUsVuqYMis&feature=related

Anuncios

~ por coordenadascomunes en marzo 29, 2009.

Una respuesta to “FORTALEZA ACUÁTICA”

  1. Y con el color acuático de la letra, lo leí casi humedecido.
    Me llamó la curiosidad un aparatito que usan en los grifos de agua, parecido a un pequeña red de metal, que se pone en la boca de este grifo, y cuando escuché que ayuda a dar la sensación de que sale más agua, no lo podía creer. ¿Puedes creerlo Silvia? Un aparato para que te de la sencilla SENSACIÓN de que estás utilizando la misma cantidad de agua.
    Está bien que se use este implemento, pero si no se inculca conciencia sobre el desperdicio de agua, no iremos tan lejos, nos quedará solo llorar, a menos que no nos quede nada ni siquiera para una lágrima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: