VISITA AL HOSPITAL CLÍNICO SAN CECILIO

La mañana de hoy jueves, ha sido completita y muy enriquecedora.

La visita por este hospital, no me traía buenos recuerdos por mi experiencia en urgencias no hace mucho tiempo, cuando tuve el problemilla con el perro. Pero la primera opinión no tiene porque ser la correcta, sino simplemente un mal día, aunque acabara en una reclamación, que por cierto aún no he recibido la contestación pertinente.

 

Supongo que  ayudó que en mi grupo se encontrara Fidel, que actúo como todo un anfitrión y nos permitió realizar una visita turística, conociendo todo el hospital, a medida que se encontraba compañeros de trabajo a cada paso que daba. Ahí se podía observar el buen ambiente que había entre ellos, daba gusto.

 

Creo conveniente destacar la magnífica organización que pude apreciar en los áreas que visitamos. Además quedé gratamente sorprendida con el plan de parto instaurado recientemente en la planta de Ginecología y Obstetricia. Eso de que una mujer embarazada pueda plantear su futuro parto, pasar todas las fases en la misma habitación, poder elegir determinados detalles realmente necesarios en esa situación única e irrepetible, adoptar las posturas más cómodas según el momento, que finalmente tras el alumbramiento no te separen del bebé, las vistas regaladas de la sierra, la adecuación de las instalaciones concediéndole un ambiente más familiar, decidir la forma de analgesia… no sé, todo, me pareció una idea genial que se debería de implementar en todos los hospitales, el acto de humanizar el parto me parece fundamental a la hora de que la embarazada se sienta cómoda y tranquila. De hecho, cuando me llegue el momento, no me importaría para nada, que fuera aquí. Dá confianza y se agradece.

Tengo que reconocer que me quedé con ganas de ver y preguntar muchas más dudas, pero fue realmente instructivo.

 

Ya después en Farmacia, descubrí un lugar totalmente desconocido para mí. Ese control de la dispensación de la medicación establecida según cada paciente, era completamente innovadora y se facilitaba gracias a los códigos de barras, acabar con una posible confusión del paciente a la hora de administrarle la medicación prescrita, supone todo un avance.

Además, una vez que se instauren los dispensadores robóticos que vayan por cada planta repartiendo de una manera individual la medicación, supone un ahorro de trabajo a los profesionales, que así podrán centrarse únicamente en lo que realmente sea necesario.

 

Por último, la visita al sistema de información, como estábamos fuera de tiempo, no fue todo lo fructífera que me hubiera gustado. No contábamos con el tiempo suficiente para realizar las preguntas que nos surgieran y las dudas acontecidas. De todos modos, conseguimos alguna pincelada de gran interés para incluir en nuestro caso del hospital Costa Dorada.

 

Y para que no decaiga el entusiasmo, mañana más. A ver si por lo menos es igual ó incluso mejor.

 

ARANCHA

Anuncios

~ por zuzu7 en marzo 20, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: